Libro Diez. Las Luces

26,00

Las Luces 2010 es un vino muy complejo, una elaboración que sólo puede hacerse cuando la climatología y las añadas te regalan esta oportunidad de elaborar grandes vinos. Hasta la fecha, desde 2005 a 2017 sólo ha habido 4 cosechas en las que se han podido elaborar Las Luces. Es un vino con vocación de guarda, los suelos arenosos se combinan con años excepcionales para darnos un fruto muy concentrado que de forma natural y en equilibrio perdurará honestamente en el tiempo. Vino personal, largo, de terruño. El vino obtenido intenta plasmar la esencia de la garnacha en estos terruños con viñedos de secano de más de sesenta años de la forma más natural y respetuosa posible.

Categoría:

Descripción

Variedades

Ecológico y biodinámico *. Selección única de parcela La Centenera de más de cien años con una superficie de 3,25 Has. Situado en un altiplano de montaña en la vertiente madrileña de la Sierra de Gredos con grandes vientos del noroeste. Casi a 900m de altura sobre suelos graníticos de arena y roca, con pH ligeramente ácido. Este terroir tan particular proporciona la esencia de Las Moradas, materia prima excelente, con impecable acidez, buena maduración y gran equilibrio y estado sanitario que nos da unos vinos muy personales que envejecen muy elegantemente en el tiempo.

Vinificación

Una vez despalilladas, las uvas entran en el depósito y durante una semana realizan una maceración prefermentativa en frio. Posteriormente arranca la fermentación, de forma natural, con las levaduras de la propia uva, sin correcciones ni aditivos.

Fecha de embotellado

Marzo de 2011, se embotella sin filtrar ni clarificar.

Temperatura de servicio

15 -17 º C. Abrir treinta minutos antes.

Nota de Cata

Las Luces 2010 es un vino muy complejo, una elaboración que sólo puede hacerse cuando la climatología y las añadas te regalan esta oportunidad de elaborar grandes vinos. Hasta la fecha, desde 2005 a 2017 sólo ha habido 4 cosechas en las que se han podido elaborar Las Luces. Es un vino con vocación de guarda, los suelos arenosos se combinan con años excepcionales para darnos un fruto muy concentrado que de forma natural y en equilibrio perdurará honestamente en el tiempo. Vino personal, largo, de terruño. El vino obtenido intenta plasmar la esencia de la garnacha en estos terruños con viñedos de secano de más de sesenta años de la forma más natural y respetuosa posible.